Horizontes Cercanos – Joaquín Cano Quintana

La última vez que pudimos contemplar la obra de Joaquín Cano fue ArteSantander 2014, en el stand de la misma Galería Espiral. Presentó un proyecto que llamaba Arqueología de un paisaje. En esta nueva exposición continúa esta investigación con derroteros novedosos, sin dejar de la mano aquellos parámetros en los que se basaron las obras de entonces. Se mantienen las ideas fundamentales, la relación entre lo que se ve y lo acontecido, la aproximación al paisaje con predominio de la imagen mental sobre la visual, que decía Salcines en su presentación de la pasada feria. El planteamiento que entonces hacía, que sigue siendo válido en este caso en muchos aspectos, se asemeja al trabajo de los arqueólogos, estableciendo una manera de correspondencia entre estados y momentos del paisaje. En realidad podemos hablar de la introducción de parámetros diferentes, sensitivos y temporales. Por un lado la memoria de lo visto y la realidad del presente y por otro lo estrictamente temporal. No nos hemos movido de lugar y sin embargo todo ha variado. En este caso en un estado de simultaneidad atemporal donde todo parece que se ve a un tiempo, donde no hubiera secuencia sino una realidad plástica, pictórica, visual atemporal. No podemos sino recordar los planteamientos eraclitianos del “todo fluye” y “no nos bañamos dos veces en el mismo río”, y asumirlos como propios en el discurso de las obras del artista. A veces de manera sutil y otras con rotundidad, nos muestra cómo no solo el tiempo es mudable sino nosotros mismos, en nuestra percepción, e incluso en nuestra voluntad, somos cambiantes y desde la idea de simultaneidad temporal que aparenta darnos la obra pictórica -todo está a una vez pero no ocurre a un tiempo- se nos muestra aún con una mayor contundencia. También la mirada tiene un tiempo, un recorrido del que parece que nos olvidamos al mirar un cuadro, lo vemos y ya. Pues no, Joaquín Cano nos lleva por el camino adecuado al obligarnos a mirar por tiempos, con recorridos que al final nos van a hacer conscientes de que la mirada, para ver, también necesita su tiempo.

Manuel Sáenz Messía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies