Multiplex. Oyonarte, Febrero 2018

Arrojar material sobre el lienzo y observar que es lo que pasa, es la forma de creación que utilizaba el artista británico Francis Bacon. Para él, el arte surge a partir de las tensiones productivas que se establecen entre formas y colores de manera fortuita.

Para el escultor español Jorge Oteiza las tensiones surgen accidentalmente de los seres incipientes pertenecientes a diferentes mundos ontológicos que luchan entre sí para dar vida a un nuevo ser. Oteiza acepta tres mundos ontológicos de la filosofía desde una clasificación objetiva de la realidad existencial: las formas sensibles (lo orgánico), las formas ideales (lo geométrico) y las formas vitales (la vida), que surgen del nacimiento simultáneo de las dos anteriores.

Mi forma de trabajar comienza cuando coloco formas de diferentes colores en el soporte, considero al color un elemento más que tiene su propia forma, los colores-forma crean un sistema orgánico de tensiones al que añado elementos geométricos, algunas letras…y observo que pasa.

Si no pasa nada voy variando los elementos hasta que un pequeño rojo algo redondeado junto a un gran amarillo algo rectangular colisionan con un elemento geométrico y me provocan una conmoción, a partir de ahí me dejo llevar por el sonido polifónico que va emitiendo la obra.

Es esa simultaneidad expresiva de los distintos elementos lo que confiere al cuadro una dimensión especial, como cuando suenan a la vez diferentes instrumentos musicales, todos con su personalidad propia y colectiva a la vez.

Es lo que llamo efecto multiplex, en el ámbito tecnológico multiplex es un sistema de comunicación que permite combinar múltiples mensajes simultáneamente en el mismo soporte de transmisión física o lógica.

El efecto multiplex no surge, como plantea Oteiza, de la lucha entre los distintos elementos de los diferentes mundos ontológicos entre sí, sino de la lucha que realiza cada elemento consigo mismo para romper la apariencia espacio-temporal que constituye la representación intelectual que el ser humano hace de él.

Kant considera que al ser humano le está vedado el acceso al conocimiento de cómo son las cosas en realidad, pues los mecanismos perceptivos que utiliza para saber cómo son las cosas del mundo lo hacen imposible. Las cosas percibidas por el hombre se ven alteradas por ellos.

En su Crítica de la razón pura explica que la representación intelectual que el hombre realiza de lo que percibe del mundo, parte de las formas a priori de la sensibilidad: el espacio y el tiempo, y que luego intervienen las categorías, contenedores estancos donde va colocando cada una de las cosas que percibe ya sometidas al espacio y el tiempo.

Cuando poco después Hegel habla sobre la muerte del arte, lo hace sobre la muerte del arte basado en la representación de la realidad percibida por el artista. Lo único que representa es su propia representación intelectual de la realidad sometida a los mecanismos del espacio, del tiempo y de las categorías.

A partir de Multiplex, el funcionamiento polifónico de simultaneidad espacio-temporal de los elementos del cuadro permite plantear mi ruptura particular del espacio y del tiempo y presentar un mundo diferente de la representación intelectual, un mundo no sometido a los mecanismos kantianos de mi sistema sensorial enmascaradores del ser en sí de las cosas.

 

 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies